Melanie González García. Psicóloga experta en Coaching y mentora de mujeres comprometidas.

El cuerpo, el Alma

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp

Hace unos años era consciente que tenía un cuerpo porqué cada día tenía que vestirme y era el que me llevaba a los sitios pero realmente, lo utilizaba como un instrumento, como algo que me llevaba a los sitios y no le daba el valor que tiene hasta que conecté con él.

Reconozco que he tratado muy mal a mi cuerpo en muchas ocasiones.  Le he dado alimentos que no le hacen bien, lo he forzado realizando ejercicios intensos, le he hablado fatal diciéndole que no era todo lo que yo esperaba de él  ¿Cuantas veces lo habré mirado y habré dicho… puf este no es el cuerpo que quiero? ¿Te suena? … podríamos decir que he maltratado a mi cuerpo millones de veces y por ello me arrepiento.

Que insatisfacción más constante la de los seres humanos y que ingratitud de no valorar a tu motor.  De no agradecer a tu cuerpo por darte salud cada día, por darte la vida.

Siempre había vivido con la mente, racionalizando todo, con rumiaciones, preocupaciones excesivas, generando estados de ánimo de estrés, de ansiedad…  y de repente, con 27 años cuando rompí con mi primera pareja comencé a sentir algo que no había sentido casi mucho… EMOCIONES.

Comencé a realizar reiki, siempre he sido una apasionada del aprendizaje y creo que no hay que cerrarse a nada, y cuando sentí esa energía en mi cuerpo de repente fue como si se descorchara una botella de cava y saliera el corcho disparado.  Comencé a sentir emociones, a sentir mi cuerpo y tengo que decir que al principio me asusté.

Siempre me había engañado a mi misma diciendo que era una persona mental, racional incluso a veces llegué a pensar que era alguien frío.  Cuando pude experimentar dichas sensaciones me di cuenta que había estado mucho tiempo escondida detrás de una coraza de supervivencia, ya que tenía tanto miedo a desmoronarme que ni yo misma sabía el gran potencial que tenía dentro.

A día de hoy las personas que me conocen saben que soy una persona, sensible, amorosa y sobretodo muy emotiva.  ¿Por qué había creído yo que era mental? Que películas nos explicamos las personas…

Comencé a conectar con mi alma, con mi esencia y guauuu realmente es algo tan bonito.   El ser humano vive en la cabeza, en los pensamientos, en las preocupaciones y muchas veces hasta nos olvidamos de respirar.  Algo tan básico y necesario como es la respiración y ni si quiera nos permitimos hacerlo bien.

Cuando comencé con todo mi camino de introspección comencé a entrar en mí y a conectar con mi cuerpo y realmente es cuando comencé a sentir que dentro de mí había vida, había algo bonito que mostrar ya que antes me sentía robotizada.

Es por ello que cada día apuesto más por trabajar el cuerpo en mis terapias, incluirlo y escucharlo ya que este nos da muchísimas información sobre lo que está pasando en nosotros mismos.

El ser humano ha de tener un equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu.  Si una de estas partes no está trabajada no existe la homeostasis y es cuando se producen los problemas.

Muchas personas me dicen yo trabajo mi cuerpo, voy al gimnasio. Si eso está muy bien, pero no nos confundamos.  Normalmente vamos al gimnasio para estar más delgados, para hacer deporte, para soltar adrenalina, para no engordar, y eso está muy bien, pero cuando hablamos de trabajarnos el cuerpo es escucharlo desde el interior y prestar atención a lo que nos está diciendo.

Si tú crees que tu cuerpo necesita ser escuchado y quieres tomar contacto con él, además de tener una serie de beneficios como fortalecerlo y tonificar, eliminar estrés y desarrollar más respeto y amor por todos los seres vivos y uno mismo.  Si te gustaría estar en paz, en calma, y sobretodo amarte y aceptarte tal y como eres, tienes que ver esto.  

¿Te gustó este post? Compártelo en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on whatsapp

Lee otros artículos

Viviendo como «Walking Dead»

Viviendo como Walking Dead ¿Alguna vez has tenido la sensación de ir por la vida como una veleta? ¿Has tenido la sensación que no controlabas nada de tu vida? ¿Te

2017 Prepárate para un nuevo año

2017 Un año de nuevas intenciones. Ya estamos a finales de diciembre por lo que como cada año deberíamos hacer una valoración de nuestro año 2016 y por supuesto generar

Deja un comentario

Cerrar menú
×