Melanie González García. Psicóloga experta en Coaching y mentora de mujeres comprometidas.

Responsabilidad, victimismo, culpabilidad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp

Responsabilidad, victimismo, culpabilidad… son conceptos que a veces se confunden y se mal usan llegan a producir emociones y sentimientos en las personas indeseados.

Cuando uno asume la responsabilidad en algún aspecto de su vida no se trata de sentirse culpable o fustigarse con respecto a ello, simplemente es cuestión de coger las riendas y tomar el control.

Muchas veces responsabilizamos o culpabilizamos al exterior de nuestros disgustos, nuestras tristezas o nuestra infelicidad cuando no somos conscientes que el único responsable de lo que nos pasa somos nosotros mismos.

La vida te puede traer situaciones complicadas pero en tus manos está si te consideras “víctima” y te quedas en un rol pasivo viéndolas venir o por el contrario coges las riendas y actúas.

Hay personas que se ofenden cuando hablamos de estos conceptos porque a nadie nos gusta que nos llamen víctimas pero no es con ánimo de ofender sino para que nos demos cuenta que cuando buscamos las respuestas en el exterior estamos dando a entender a nuestra mente, a nuestro inconsciente que lo que nos pasa,  es por algo ajeno a nosotros y por lo tanto nos convertimos en víctimas de nuestras propias circunstancias.

En psicología y Coaching se trabaja mucho desde este paradigma, hacer que el cliente, paciente o coachee se responsabilice de sus actos, de sus actitudes, de sus comportamientos y por ello de sus resultados.

Yo misma viví una época de mi vida culpando al exterior de lo que me había pasado.  Sí había tenido una jefa que no me trataba bien, parejas tóxicas o que no me hacían feliz… imagínate donde estaba poniendo yo mi felicidad… en el exterior y en manos de personas que bastante tenían con serlo ellas mismas.

Hasta que comprendí que la responsable de eso no era nadie más que yo.  Yo estaba permitiendo estas situaciones, claro que esas personas tenían comportamientos “inadecuados” en base a mi manera de interpretar la vida, pero yo estaba permitiendo que ellas actuaran así.  Por eso decidí tomar acción y responsabilizarme de mi propia felicidad y cuando hice esto… guauuu pude entender que lo que hay en el interior es lo que se refleja en el exterior.

Hubo una época de mi vida donde recibía desvalorización en mi exterior y esto era debido a que en mi interior había eso… desvalorización.  No me avergüenza decirlo porqué lo primero que hemos de hacer es ser sinceros y honestos con nosotros mismos.  ¿Si tú no te valoras suficiente y no te quieres… que crees que vas a obtener del exterior?

Es interesante hacer estos ejercicios de reflexión sobre todo en las relaciones con los demás, porqué muchas veces dependiendo de la relación que tenemos con los otros,  lo que recibimos de ellos podemos deducir como nos estamos comportando con nosotros mismos.

Tengo clientas que me dicen me siento invisible para la gente, siento que la gente no me tiene en cuenta… y mi pregunta siempre es ¿y tú, te tienes en cuenta?

Así que si crees que hay algo con tu pareja, amigos, o con cualquier persona que interactúe contigo o simplemente no acabas de atraer lo que crees que deberías atraer según tu percepción de la vida, quizá sea el momento de hacernos consciente de qué está pasando en nosotros mismos, empezar por el interior para así poder modificar nuestros exterior.

Quizá pueda interesante poder conocerte un poco mejor. Mira esto.

¿Te gustó este post? Compártelo en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on whatsapp

Lee otros artículos

¿Por qué no puedo avanzar?

¿Por qué no puedo avanzar?  Me había preguntado esto tantas veces.  Siempre fui una apasionada de la terapia, de los cursos, de todo el crecimiento personal en general. Habían pasado

¿Por qué me sigue pasando esto?

¿Por qué me sigue pasando esto? ¿Por qué siempre repito las mismas historias? ¿Hasta cuándo?   Estas son algunas de las cuestiones sobre nuestros patrones heredados. Por ejemplo, repetir historias de parejas

Deja un comentario

Cerrar menú
×